viernes, 25 de mayo de 2012

ViñaRock'12. Diario de un festival. Día 1


Con un cartel completito completito los organizadores, a un mes del festival, pensaron que quizás tres días eran pocos para un festival de la embergadura del Viña Rock, que estaba en su XVII edición. Asi que añadieron la jornada de bienvenida, con Gritando en Silencio, Iratxo, Betagarri y Eskorzo. Leña de la buena para calentar el fuego desde el primer día.

Como suele pasar en todos los festivales (o al menos a mí casi siempre me pasa) nunca se llega al primer concierto que se quiere ver. Así fue como nos perdimos el concierto de los sevillanos Gritando en Silencio, que aún habiéndolos visto unas cuantas veces, nos dio mucha rabia. Más aún cuando nos empezaron a relatar con pelos y señales el pedazo de concierto que nos acababamos de perder. Prometo (intentar) no perderme el próximo primer concierto de festival! ;)

Justo después vino Iratxo, de quien sí disfrutamos de principio a fín. Pogos, bailes carreras, círculos y brechas en la masa del público... El momento más mágico vino cuando Markitos de los Gritando se subió al escenario. Gritando en Silencio e Iratxo, dos grupos hermanados desde peques, que no habían coincidido nunca en un Viña se tocaban un tema juntos. Hubo tiempo para que Iratxo diera las gracias a Kutxi Romero por todas las oportunidades brindadas justo antes de que cantase El aire que da la vida y de una colaboración estrella de Zulo, de Canteca de Macao para que deslumbrase con sus malabares. Magnífica actuación de Juanma y sus chicos.

Tras la euforia de Iratxo vino Betagarri y, aunque no tocaron algún temilla de los que más me gustan, tuvieron una actuación para enmarcar que tuvo su momento cúlmen con la canción La chica del Bazoki. Si Iratxo ya había hecho que el suelo se hundiese unos centímetros con tanto salto y baile, el clásico vasco lo estaba hundiendo aún más... Y todavía quedaba Eskorzo!!!

Pero un Viña sin un poquito de barro por aquí y por allá es como una guitarra sin cuerdas... La lluvia vino. El concierto de Eskorzo se vio truncado por una tormenta de agua. Cayendo y cayendo y cayendo litros y litros y litros de agua. 
Pero como la aldea gala de Asterix y Obelix resistía a los invasores romanos, unos cuantos guerreros aguantamos a las inclemencias y a los elementos y.... amigos.... Como dirían los Gritando... 

Mereció la pena!!

Nunca había disfrutado tanto con un concierto de Eskorzo!! Eramos pocos los que seguíamos sí! Pero con ganas de bailar! Unas cuantas gotas no nos iban a quitar el bailar y cantar -a grito pelaó-. 
El que tenga el amor fue el tema cúlmen con el que olvidamos lo que caía del cielo para disfrutar. Solo disfrutar. Así nos hicimos más fuertes que la Armada Invencible de Felipe II que cayó en el Canal de la Mancha ante los elementos.

Acababa el día. Nos sentíamos dioses. Tocaba recargar las pilas y esperar a otro gran día y a rezar que la lluvia no molestase mucho.

Gran primer día de bienvenida!!