lunes, 24 de febrero de 2014

Crónica del concierto de El Drogas en Madrid

El pasado sábado 15 de febrero, asistimos a una cita con el rock en Madrid. El Drogas subía al escenario por vez primera en la gira Demasiado tonto en la corteza, consecuencia del lanzamiento de su último disco (con el mismo nombre que dicha gira).

El concierto tuvo lugar en la sala madrileña Shoko Live, y la verdad es que no se lo quiso perder mucha gente. Incluso alguno de sus compañeros de profesión, como el cantautor Tonino Carotone, se acercaron al lugar para presenciar el evento.

La actuación empezó con Cómo son, y aunque ya estamos sobradamente acostumbrados a los llamativos atuendos de El Drogas, desde que subió al escenario llamó la atención su americana roja, su bombín, sus pantalones rojos a cuadros...

Nada más escuchar los primeros acordes, nos dimos una grata impresión por la calidad de sonido. Éste hecho tiene sus responsables, desde la magnífica acústica de la sala, que ya nos ha demostrado sus buenas condiciones en diversas ocasiones, hasta los técnicos de sonido; pero los primeros artífices de este éxito son los músicos, que poseen una técnica y una soltura que deleita los oídos del público de manera sobrenatural.

Seguidamente, sonaron las canciones Tentando a la suerte, Con tu presencia y Sueños rotos; y al concluir esta última, los allí presentes nos llevamos una gran alegría al escuchar un tema de los ya extinguidos Barricada. Pétalos fue la encargada de hacer rememorar un grupo, una época, un sentimiento. El público reaccionó, no olvida.

Tras el homenaje a Las Trece Rosas víctimas del franquismo, tocaron Ya no anochece igual y En punto muerto. A continuación, llegó la anécdota de la noche, donde El Drogas se equivoca en el orden previsto de canciones y se va a No das pena (estaba prevista para más adelante); al finalizar ésta, Brigi le pregunta "¿y ahora cuál tocamos? XD".




Cinco temas después, El Drogas coge la guitarra electroacústica de doce cuerdas para tocar dos canciones en acústico con discurso entre medias: Collar abandonado y Cordones de mimbre. Para introducir la segunda, el navarro se explaya valorando a las madres y llevándose así los aplausos del público.

Fue después de estos bonitos versos cuando El Drogas introdujo sus canciones con estas citas: "Demasiado tonto en la corteza y demasiado listo de los cojones en el núcleo" (para Demasiado tonto en la corteza) y "Demasiado buitre para tan poco cadáver. Habrá que empezar a patalear" (para Sin reverencias).


Más tarde, una vez finalizada la crítica a la monarquía hecha canción, Come elefantes, se oyó el grito "¡Siempre! ¡Viva la República, joder!" de la boca del cantante. Más y más temas, y llegamos al ecuador del concierto con la balada Matilde Landa en memoria a la militante comunista que se enfrentó al régimen franquista. 

Tras este pequeño homenaje, apareció la faceta más 'metal' del grupo con los temas Qué mal ratoVerte en la mierda Barro en la alpargata. En ellos, vemos a un Brigi emocionado y tocando con el corazón. Se nota que es un estilo que le entusiasma, más cercano al de su antiguo grupo, Koma, caracterizado por un estribillo recurrente, muy potente y con fuerza en todos los instrumentos.

La música seguía sonando y el público se encontraba exhausto, no obstante, lo mejor estaba por llegar, porque el sprint final se acercaba, y con él, las canciones sin pausa ni respiro para el espectador. Pudimos escuchar temas como Frío, Sofokao, Todos los gatos y Víctima, tras el cual se hizo un descanso. 

A la vuelta tocaba despedirse, pero antes, había que terminar el concierto. La banda se guardaba la artillería pesada, llegaron En la silla eléctrica, Peineta y mantilla (con un grito de fondo que decía "illa, illa, illa, Cospedal hija de puta"), Azulejo frío, y finalmente Otros tragos, donde aparecieron más guitarras gracias a la aportación de Brigi y que concluía con un bis eterno llevado a cabo por el público.

Al fin, acababa el concierto, después de 40 canciones cargadas de energía, crítica y esperanza. No faltaron las caras de alegría, de rabia ni de impotencia ante las injusticias que El Drogas se encargaba de recordar. Sin embargo, el resultado final fue perfecto, los fans salieron encantados tras haber disfrutado de una magnífica actuación sin ninguna pega que añadir.


PLAYLIST:

1. Cómo son.
2. Tentando a la suerte.
3. Con tu presencia.
4. Sueños rotos.
5. Pétalos.
6. Ya no anochece igual.
7. En punto muerto.
8. No das pena.
9. No sé que hacer contigo.
10. Cerocomasiete.
11. Están para violarlas.
12. Olvido o rebeldía.
13. Quién puede verla.
14. Collar abandonado (acústico).
15. Cordones de mimbre (acústico).
16. Demasiado tonto en la corteza
17. Sin reverencias.
18. Oveja negra.
19. Come elefantes.
20. Caradura.
21. Fue 24D ¿Y qué?
22. No sería nada
23. Lentos minutos.
24. Matilde Landa.
25. Qué mal rato.
26. Verte en la mierda.
27. Barro en la alpargata.
28. Debajo de aquel árbol.
29. Todos mirando.
30. Algunas cosas por terminar.
31. Frío.
32. Sofokao.
33. Todos los gatos.
34. Nos hace morir.
35. Empujo pa'ki.
36. Víctima.
(DESCANSO)
37. En la silla eléctrica.
38. Peineta y mantilla.
39. Azulejo frío.
40. Otros tragos.