miércoles, 16 de julio de 2014

Diario de un Viñarockero

Un poco tarde, pero al fin llega la crónica de la XIX edición del festival Viñarock en Villarrobledo. Nos volvimos con una gran experiencia vivida, que nos alegró el final de abril y/o el principio de mayo.

La asistencia al evento fue masiva (como viene siendo costumbre) y el tiempo fue perfecto. Cierto es que al principio de la tarde el calor era infumable, sin embargo, ¿quién no prefiere eso a las lluvias torrenciales de años anteriores?

Es evidente que no estuvimos en todos los conciertos, por ello os haremos un resumen de lo que significaron para nosotros los conciertos en los que estuvimos (¡nada menos que 28!).

A modo de diario personal, os describimos todo lo que vimos en un festival inolvidable:



Miércoles, 30 de abril

Día del viaje. Llegamos, como todos, con muchas ganas de fiesta y música, pero antes toca acampar. Las tiendas ocupan casi toda la acampada disponible cuando llegamos, así que es cuestión de horas que se unan al denominado 'antiviña' un gran número de viñarockeros.

El escenario preparado para el día de la bienvenida nos sorprende desde el inicio, se trata de un autobús pegado a la misma acampada que no deja indiferente a nadie (...y mucho menos a los que acampan al lado).

El primer concierto que vemos es Betagarri, que lleno de magia y marcha, augura un gran festival. Seguidamente, es el turno de Envidia Kotxina. Sabemos que va a ser un gran concierto a pesar de ser la fiesta de presentación y nos preparamos para ello. Con sus ritmos cañeros característicos comienzan a dar guerra durante más de una hora con varias pausas incluidas. Los pogos no pararán en todo el concierto y nos avisan de lo que va a ser este Viñarock 2014.


Jueves, 1 de mayo

Ahora sí, ya no se trata del día de bienvenida, nos adentramos en las entrañas del Viñarock, y la verdad, la cosa pinta muy bien. 

Empezamos el día con Kaotiko. Su directo es brutal, ritmos acelerados, cargados de esas quintas características que les definen. Hicieron partícipes al público con sus coros en los estribillos. Sus temas Otra noche y Rico deprimido clausuraron su más que digna actuación.

A las 20:30, era el turno de La Gossa Sorda. Los valencianos cumplieron con el público con esos ritmos reggae-ska que hicieron bailar a los allí presentes. Clave es la cantidad de vientos que aparecen en su música (hasta cinco de sus once componentes tocan este tipo de instrumentos). Además, destacó el tema de Quina Calitja entre otros, demostrándonos que vienen para quedarse en el mundo de la música, así que ¡ojo!, que apuntan maneras y llegarán alto.

A continuación, Banda Bassotti se hizo dueña y señora del escenario. Fue una locura de concierto, los italianos se salieron. No fue un impedimento el idioma, porque el público lo gozó. Su ska-punk hizo vibrar a los viñarockeros que se acercaron. Triunfó su música revolucionaria en canciones como la popular Bella ciao.

Era el turno de los rumanos Fanfare Ciocarlia, que con su música exótica, atrajo las miradas de multitud de gente dispuesta a escuchar algo radicalmente distinto. En ocasiones, se nos hacía repetitiva, pero sería cuestión de oído, porque sus fans compatriotas parecían 'disfrutar como enanos' en un maravilloso concierto.

00:00 horas, el día había acabado, pero los conciertos se encontraban en su ecuador. Fue entonces cuando Reincidentes entró en escena. Su reputación les precedía y ésto, en ocasiones, puede causar malas pasadas. En nuestra opinión, fue exactamente ésto lo que les pasó: en su afán por dar a luz su último disco, Aniversario (con 17 temas), enterraron otras canciones, si cabe, aún mejores, ocasionando momentos de pausa entre el público que no conocía el nuevo lanzamiento. No obstante, su papel dentro del festival fue correcto. Obviamente, siempre queremos más, y necesitaríamos horas de concierto para llegar a la esencia de este grupazo.

Tras toda una tarde/noche de música, todavía nos quedaban fuerzas para 'aguantar' a La Pegatina. Los catalanes, como de costumbre, nos ofrecieron un show a la altura del festival. Para llegar al máximo de su repertorio, usaron el recurso de los popurrís, muchas canciones aglomeradas en una sola. Con tan solo cuatro álbumes, se les queda corto el directo de una hora. Sonaron Miranda, Muérdeme, Non è facile, Mari Carmen, Olivia...

Después de tanto concierto tocaba descansar. Ésta pausa nos hizo reflexionar y decidimos acercarnos al escenario Canna donde nos encontramos con Rayden. Su HipHop-Rap ilusionó a un público totalmente distinto al que habíamos visto a lo largo del día. Dejando el concierto a la mitad, nos pasamos por el escenario Negrita donde tocaban Eskorzo. Las fuerzas escasean pero nos hacen sacarlas de las reservas, ¿aguantaremos hasta el final del viña? Los granadinos, dispusieron todo su buen rollito para crear una atmósfera perfecta para un concierto. En el poco tiempo que estuvimos con este grupo pudimos escuchar temazos como El que tenga la voz.

Al final de la noche, nos quedamos en el escenario de los tributos donde estaba Fitipaldis Band (tributo Fito & the fitipaldis). Todos sabemos que Fito es difícil de igualar, pero utilizando un cantante y un guitarrista por separado, su música parecía casi idéntica, con el timbre de voz sorprendentemente parecido al de Fito.


Viernes, 2 de mayo

En el tercer día ya llega la fatiga y no emociona tanto ir a los conciertos como al principio, por ello, decidimos empezar con los valencianos Aspencat cuando el sol ya no pegaba con fuerza. Los que se acercaron a ver al joven grupo eran en su mayoría valencianos que vestían camisetas y enarbolaban banderas valencianas. El ambiente estaba caliente, había una gran cantidad de gente, se encendieron más de una bengala y los pogos no tardaron en verse por el lugar. Dentro del repertorio, tocaron casi al completo su único disco, Essència, desde aquí destacamos los temas La distància, Quan caminàvem y En els teus ulls.

A continuación, aparecieron los marchosos, carismáticos y entrovertidos Trashtucada. No solo resaltó su música, sino también sus letras y discursos revolucionarios.  El público se entregó a los músicos y el 'bum' de su concierto fue, lógicamente, con su última canción De festi? vale, el tema más propicio para los festivales. No obstante, también sonó el ska de Penélope o Niñato. Maravillosa actuación de los chiclaneros donde disfrutamos a lo grande.

Más tarde, Bongo Botrako entró en escena. Su música burlona, sarcástica y reivindicativa encantó al público. Destaca la metamorfosis de Bongo Botrako que pasa del reggae de los discos al ska-punk en los conciertos. Los ritmos de las canciones se aceleran hasta límites frenéticos. El momento álgido del concierto llegó con sus dos últimos y puntales temas, Revoltosa y Todos los días sale el sol.

A las doce en punto, llegó el momento de uno de los grupos más esperados del festival. Evaristo, con su actual grupo Gatillazo, iba a tocar para todos los viñarockeros. Venían presentando su último trabajo, el álbum Siglo XXI, y parte de su playlist estuvo dedicado a éste. Desde el minuto uno, hubo pogos sin respiro y también se encendieron un par de bengalas que empujaron al público a vivir con más intensidad el concierto. Nos dimos cuenta de que aún sin conocer su música a fondo, disfrutas como si fuese tu grupo favorito, creando un interés hacia la banda inimaginable.

Seguidamente, nos dimos un descanso para coger con fuerza el concierto de Boikot. La habitual banda de los festivales atrajo a numerosas miradas sin aborrecer a todo un público que seguramente ya había visto anteriormente a Boikot. Su directo fue potente, con sucesivos pogos y gran cantidad de temazos como Inés, Kualquier día, Bajo el suelo, Skalasnikov, Sin tiempo para respirar...

Con apenas cinco minutos de descanso, el cuerpo no para y se embarca en la aventura que engendran los italianos Talco. Su concierto es directo y explosivo con ritmos ska-punk sin parar. Venían presentando su último álbum Gran Gala y tocaron varios temas de él para darlo a conocer. Tocaron sus mejores éxitos: Danza dell'automno rosa, La mano de Dios, La torre o St. Pauli. Además, hicieron homenaje a Kortatu interpretando el tema Zu atrapatu arte.

Al final de la noche, también tuvimos fuerzas para ir al escenario de los tributos y ver a Karkoma, tributo a Extremoduro. El grupo consiguió un sonido bastante aceptable, aunque sin llegar a la excelencia del grupo liderado por Robe y Uoho.


Sábado, 3 de mayo

Día de la clausura. El primer concierto del sábado sería el de Benito Kamelas. Se pudo apreciar su rock de barra reivindicativo característico, con estribillos pegadizos, ritmos rockeros y melodías atractivas. Sonaron las canciones Y no cambiamos ni un solo minuto, Fue mi abuelo (con el puño en alto y mucha pasión) y Aquellas cosas que soliamos hacer entre otras.

Al acabar la actuación de 'los benito', es el turno de La raíz. Su directo nos impresionó gratamente; sus once componentes (cuatro voces, dos vientos, dos guitarras, bajo, batería y DJ) dieron una increíble potencia al sonido. El público se entregó al completo y su locura alcanzó límites insospechados cuando lanzaron ropa con la marca del patrocinador. Con solo dos discos, el concierto de una hora se les queda sorprendentemente corto y el público lo notó.

A las 22:45 tocaba otra de las bandas esperadas del viñarock. El antiguo vocalista de los exitosos Skalariak, Juantxo, subió al escenario con el grupo Juantxo Skalari & La Rude Band. El SKA en mayúsculas se acogió en el recinto del viña. Sonó el más puro ska, sin ser mezclado con ese punk que lo radicaliza y lo hace más violento. En los pogos se palpaba el buen rollito lleno de magia que te sacaba la sonrisa del interior. A mitad de concierto llegó la sorpresa y subió al escenario Hiart Leitza, miembro de Skalariak que tocaba el teclado, esta vez para cantar los temas RuidoLa maquina ska y Fuego de revolución de Skalariak. En cuanto al resto del playlist, se escucharon escasas canciones de The Kluba (solo Borracho de la vida) en favor de canciones de Skalariak como Skalari rude klub (S.R.K.), Solo vivir, Jose República o Oligarquía. En nuestra humilde opinión, éste fue el mejor concierto de todo el Viña Rock XIX.

Eran las doce en punto y el sprint final empezaba. Decidimos cambiar de escenarios y estilo musical para ver a Gentleman & The Evolution. Pasamos del Ska más puro, al reggae más puro. Hizo vibrar al público y cuando ya acabó el concierto, se marcó una improvisación cantando a capela el famoso tema de Bob Marley Redemption song.

Tras finalizar el concierto de Gentleman, nos separamos para ver tanto a Doble V como a Muchachito

Al principio de la tarde pudimos ver una multitudinaria entrevista de Violadores del Verso en la sala de prensa, que sin duda sería un buen augurio para los famosos raperos. El escenario que dispusieron se les quedaba muy pequeño para la impresionante cantidad de fans que quisieron acercarse y al inicio de la actuación se formaron grandes aglomeraciones que anticipaban la locura de directo que se iba a presenciar allí. En cuanto al concierto, no defraudaron y ofrecieron un show en toda regla. Cuando se juntan Kase-O, Lírico, Hate y R de Rumba, el espectáculo está servido, y esta vez también se alinearon los planetas para que el público disfrutase de un concierto inolvidable.

Por otro lado, el concierto de Muchachito y sus compadres significó un cambio radical a lo que nos ha venido enseñando Muchachito antes de juntarse con esta nueva formación. Su directo cambia por completo, pasando de la rumba al rock alternativo. Sin vientos, Muchachito y 'Er Ratón' (guitarristas y vocalistas) están acompañados únicamente por un teclado y una batería (a parte de Santos Veracruz con sus labores al pincel). El repertorio cambia por completo y las canciones son modificadas para la ocasión. De este modo, pudimos escuchar Más que breve, Azul y Siempre que quiera, entre otras.


Una vez acabados los conciertos de Violadores y Muchachito, y a falta de diez minutos para las tres de la madrugada, los Porretas se suben al escenario Poliakov para empezar un impresionante directo que nos dejó boquiabiertos. El público de edades superiores se dejó ver por la zona de pogos y se emocionaron en el momento más emotivo, cuando se recordó al emblemático cantante Rober que falleció cinco años atrás. Durante el concierto también nos sorprendió la importancia de los coros, que dieron armonía al acto con tres voces perfectamente acompasadas.

A continuación, la banda liderada por Pipi, The locos,  entró en escena para dar por finalizada la labor del escenario Negrita en el festival. A lo largo del concierto, no cesaron los pogos violentos y la gente bailaba agotando por completo todas las reservas de energía. Ya se estaba acabando el viña. Musicalmente hablando, la presencia de Costa (guitarrista y cantante de Boikot) que sustituyó al ausente Fer, dio un salto de calidad al grupo. El sonido mejoró notablemente (también favorecido por el equipo musical) y su voz aportó a los coros más de lo esperado. Sin duda, se trata de un artista que marca la diferencia.

Por último, llegó la hora del concierto que clausuró el Viña Rock 2014, La Patera. El tributo a Marea consiguió un sonido bastante aceptable, llegando a asimilarse a una de las mejores bandas del rock que ha dado España. No obstante, se nota la falta de esa esencia del grupo que personifica Kutxi Romero, su voz es inimitable y su ausencia se aprecia significativamente.
 
-----------------------------------------------------------------

Ésto es todo. Esperamos que hayáis recordado muchos buenos momentos que, al menos para nosotros, perdurarán  por mucho tiempo.

Nos quedamos con una magnífica experiencia, y desde aquí, queremos agradecer a todos los que hacen posible que el festival prosiga su camino correctamente, desde los organizadores y ayuntamiento de Villena, hasta los sponsors y colaboradores, sin olvidarnos de los más importantes de todos, los músicos, que en numerosas ocasiones se sacrifican por sus fans más de lo que pensamos.




Nos vemos en el próximo Viña Rock con su vigésima edición que seguro nos deparará varias sorpresas para celebrar nueva década de 'festivaleo'.






Nacho Ramirez Sanchez