domingo, 21 de diciembre de 2014

Denbora da polígrafo bakarra. 20 años de Berri Txarrak

Berri Txarrak cumple 20 años y todavía nos siguen sorprendiendo en cada letra, nota y ritmo, sin complejos a nuevos estilos ni a nuevas formas de hacer música. En esta ocasión nos traen "Denbora da polígrafo bakarra", en el que demuestran ser uno de esos grupos nacido para la innovación.


Cuando podrían haber optado por publicar un recopilatorio con colaboraciones, reeditar alguno de sus discos estrella o tener una gira conmemorativa por todo el territorio nacional; nos traen Denbora da poligrafo bakarra para celebrar su 20 aniversario en los escenarios, un disco de 20 canciones, una por cada año de vida.

"Mucha gente aprovecha estas efemérides para hacer un recopilatorio, un directo… algo muy lícito pero que a nivel creativo no te exige gran cosa. Nosotros sentíamos que un aniversario así debía ser justo lo contrario, puesto que tenemos muchas cosas que decir. Fue como una huelga a la japonesa". - Berri Txarrak en una entrevista a Histéricas Grabaciones -

Haria es uno de esos discos que nos trajeron ese "algo" que hace de éste un grupo diferenciador al resto, siguiendo la estela de los anteriores tres discos e incorporando nuevos sonidos y melodías que todavía no habíamos escuchado en la firma.
Denbora da poligrafo bakarra trae heterogeneidad de estilos componiendo un volúmen que evoluciona frente al anterior Haria. La división en tres discos facilita su comprensión por separado, saboreando los diferentes estilos que engloban el resultado final.

Metal, Rock Pop y Punk Rock; una suma de estilos que ha sido realizada por separado por tres productores distintos. El metal, que podemos encontrar en canciones como Sutxakurrak, ha sido grabado por Ross Robinson (también de Haria o grupos como Korn o Slipknot); el rock pop de Helduleku Guztiak por Ricky Falkner (Standstill o Love of Lesbian); y canciones punk rock como Xake-Mate Kultural Bat por Bill Stevenson (Rise Against o NoFX).

3 EP’s que sudan experiencia, carácter y sutileza en los acabados finales. Una ración de música fresca e insólita con ritmos impolutos, con un trabajo madurado y de alta calidad desde la composición hasta la grabación en estudio. Podemos escuchar un metal nunca escuchado en Berri Txarrak en canciones como Alegia o un punk rock con un sonido puramente californiano en Zerbait Asmatuko Dugu.

Es la primera vez que hemos puesto “condiciones” previas a la hora de componer, ya que queríamos marcar diferencias de estilo en cada EP


De Sutxakurrak destacamos el potente arranque enérgico de guitarras de Lanbroan, o temas como Armak o Etsia, que para muchos es considerado uno de los mejores temas.
Helduleku, con un rock pop de guitarras potentes y melodías contundentes, es el que más controversia ha traído y, aunque todavía se hace extraño ver a los Berri Txarrak acercarse a sonidos más pegadizos o "poperos" propios del sector indie rock, podríamos decir que el combinado que nos traen es más cercano a un 'cóctel molotov' punk rock que a un 'cosmopolitan' indie. Poligrafo Bakarra o 26 Segundotan son dos de los temas que más despuntan, pero también destacamos temas como Bigarren Itzala o Bele Erraldoia.
Pero sin duda, si tuvieramos que elegir nos quedabamos con ese punk rock alternativo tan característico lleno del vivacidad y dinamismo al que nos tienen acostumbrados que podemos encontrar a lo largo de los 71 minutos de estudio, pero que se hace más presente en Xake​-​mate Kultural Bat, que se presenta como una metralleta atestando balas de punk rock. Canciones concisas y directas, todas de menos de 2 minutos de duración (sólo una canción lo supera). Balines de plomo derretido como Zerbait Asmatuko Dugu o Orain Norbait Zara.

BAT BI HIRU LAU!

Denbora da Plografo Bakarra abre las puertas del grupo vasco a una nueva etapa en la que su veteranía se hace visible en discos y directos. Berri Txarrak nos transportan a través de la música por un recorrido de amalgamas de vibrantes notas acercándonos a los distintos estilos con estudiada exquisitez. Hay quien diría que, de hecho, Berri Txarrak con este disco ha seguido su línea estilística: servirse del rock como solución diluyente para alcanzar una mezcla colorida con tintes punk, metal y, en este último disco, un pop potente. Toda una muestra de su singularidad compositiva, demostrando controlar a la perfección cada uno de los ritmos con melodías y sonidos únicos. Un ejemplo de versatilidad musical.
Una delicada jugada que podía haber acabado en desastre si no se hubiera conseguido una mínima conexión entre las piezas para poder ser correctamente leída. Los Berri han sabido plasmar en la obra su interpretación del disco como piezas claramente diferenciadas pero dependientes la una de la otra y compensar cada una de las partes gracias a la consecución de un producto que roza la perfección en armonía y complejidad.

Las canciones fluyen en una argamasa de ondas componiendo solidez estructurada en la voz de Gorka. Sin rellenos, fondos de saco, movimientos planos o caminos abruptos. Vías divergentes entre destacados hitos, siempre dentro de una homogeneidad de un sistema total. Personalidad en estado puro, amor por una forma de vida. 20 años parecen ser pocos para el grupo liderado por Gorka. Un ejemplo para todas esas bandas que se conforman con hacer "de lo suyo" sin salir de sus zonas de confort ni buscar la sorpresa adentrándose en continentes desconocidos.

Es loable y un triunfo para los amantes de la música que de vez en cuando podamos disfrutar de una banda durante un largo periodo de tiempo, más aun conociendo el deterioro al que se está sometiendo a la industria musical en este país. Y es que 20 años dan para mucho: muchas canciones a la espalda; muchos conciertos; kilómetros y kilómetros de carretera; noches enteras en locales de ensayo para lograr el estribillo perfecto; duros comienzos para darse a conocer…
Berri Txarrak se encuentra en un punto de inflexión hacía la perfección que tiene en Denbora da polígrafo bakarra” su sello de salida hacia (esperemos) otros 20 años más de un punk rock más "Berri" que nunca y que les sitúa en la cima del rock estatal y abre puertas a giras internacionales que les lleven más allá de Europa o Sudamérica.

Madurez artística.
Pasado, presente y futuro.
Sobra talento y ambición.
Berri Txarrak.


Raúl.