jueves, 9 de junio de 2016

MONTGOROCK 2016. CRÓNICA DE UN FESTIVAL SOBRESALIENTE.

Los pasados días 20 y 21 de Mayo los “enclavedesol” fuimos testigos de la cuarta edición del festival, que este año tenía lugar en la localidad valenciana de Xàbia. No es fácil expresar con palabras la intensidad con la que hemos vivido este festival, pero intentaremos al menos que os hagáis una idea de lo que vivimos hace dos fines de semana en esta localidad costera. Desde luego podemos asegurar que no nos dejó indiferentes, y que el Montgorock ya tiene un hueco en la élite del festival del rock & roll.
Como no queríamos perdernos nada, decidimos adelantar nuestra llegada al Jueves 19 e ir mimetizándonos con el ambiente festivalero que se desarrollaría en la localidad durante el fin de semana. Nuestro primer festival a la orilla del Mediterráneo de la temporada, asique esa noche primer contacto con la arena, primeras cervezas con vistas al mar, y a descansar para lo que nos esperaba el día siguiente a partir de las 6 de la tarde.


Llegó el esperado 20 de Mayo, y una vez acreditados y dentro del recinto,  con la pertinente vuelta de reconocimiento hecha y paseando por los puestos de artesanía que se habían establecido por el recinto empezamos a disfrutar de la música de “Donant La Nota”, grupo ganador del concurso de bandas locales y que tuvo la nada despreciable papeleta de abrir al festival. El grupo se dejó  la piel en el escenario para auqellos fieles seguidores que se acercaron a escucharlos. El sol apretaba, el viento arrecía, pero estos chicos disfrutaron de su momento y los allí presentes fuimos calentando motores. Después era el turno de Gran Quivira, grupo en el que el rock and roll tiene nombre de mujer, y es que Monty Peiró, cantante de esta banda de rock and roll sureño consiguió arrimarnos a todos los montgorockers.


Cuando dieron las 19:40, no había rockero presente en el recinto que no se hubiese cambiado ya al escenario “Mala Vida”, y es que comenzaba la actuación de uno de los grupos que desde Enclavedesol.org, por haberles seguido durante tanto tiempo, y porque no era la primera vez y sabíamos a lo que íbamos, más ganas teníamos de ver: La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.) La banda originaria de Burgos se entregó al público, y el público en respuesta se entregó a la banda en el que fue el primero de los grandes conciertos que nos dejaría este intenso Montgorock 2016. Los hijos de Johnny Cash disfrutamos de ese concierto como enanos, aunque, ¿quién no se siente pequeño cuando ve una actuación tan grande?


 El equipo técnico, por cierto, a estas alturas ya estaba demostrando una calidad excelente, llevándose los halagos de todos los artistas y demostrando que nada tenían que envidiar a los compañeros de los grandes festivales. Enhorabuena por tan impecable fin de semana.
Nos dimos cuenta de que probablemente no sería una buena idea seguir toda la noche sin coger una sudadera (este error no le volveríamos a cometer el Sábado), asique muy a nuestro pesar nos perdimos la actuación de la banda internacional (y más punkarra) del festival, Itchy Poopkid, asique no podemos decirnos si consiguieron seguirle el ritmo a La MODA, pero a juzgar por el elevado estado de ánimo de todos los presentes en el recinto en nuestro regreso para ver la actuación de Loquillo, sin duda lo bordaron.


Entramos de nuevo al festival mientras Loquillo entonaba las letras de sus mejores temas para brindarnos otro conciertazo y desencadenar el climax de este primer día de festival. El público, agradecido de ver a la estrella del rock español cantaba al unisono canciones como “Feo, Fuerte y Formal” (¡¡Las 3 f!!), “Cadillac solitario”, “El ritmo del Garaje” o “Salud y Rock and Roll”, e incluso los más jóvenes tuvimos que retener una lágrima de pura emoción al cantar “Rock and Roll Star” (Uhuuú Uhuuú nenaaa!!...). El relevo del rock and roll lo cogieron Los perros del Boogie, que nos hicieron imposible eso de relajarnos y parar los pies.

Aun flipando, llegaba el turno de escuchar a L.A., que presentaba su último trabajo “From the City to the Ocean Side”. Gustó y se gustó, dando otra actuación para el recuerdo en la localidad valenciana. Por último, los Sexy Zebras se subieron al escenario “ROCKERS”, para poner el broche final a una noche para el recuerdo. Desgastamos lo que nos quedaba de fuel hasta que el medidor de energía llegó a cero saltando con temas del calibre de “Caníbales” o “Hijo de Puta”, en algún que otro pogo un poco tímido.
El Sábado 21 de Mayo, segundo y último día del festival Montgorock 2016 amaneció con dolor de cabeza, pero claro, con la playa al lado ya sabíamos dónde hacer frente a esa resaca. No supuso un gran problema, y a las 7 de la tarde ya estábamos listos para volver a la carga con mucho rock and roll (esta vez con sudadera atada a la cintura). 


Comenzamos el día con la actuación de Muchachito y sus compadres, el Sol hacía de las suyas, pero allí estábamos, muchas caras conocidas de la juerga del día anterior, otras muchas nuevas que se unían a la fiesta. Cerveza en mano, adquirida en las barras que puso el festival (una por cada escenario) con el tradicional método de pago de “tokens” (precios estándar de festival) nos vimos, como siempre, bailando sin parar al ritmo las letras festivaleras de Muchachito, y es que no deja de sorprender ver que un artista sentado en su bombo (infierno) y guitarra en mano es capaz de levantar a tantísima gente, porque allí no había un alma que no estuviera bailando.
El relevo lo cogía Rubén Pozo que con la única compañía de su guitarra (acústica en primer lugar, eléctrica en la recta final del concierto) nos demostró que no hace falta contar con mucho para dar un concierto de rock and roll de categoría. Disfrutamos de temas como “Chavalita”, “Invierno” o “Tonto de tanto (r’n’r)” y también nos dio la oportunidad de revivir grandes momentos al tocar temas de Pereza como “Margot” y “Matar al cartero”. Llegaba el momento de Quique González y los detectives, que durante algo más de una hora apenas nos dejaron coger aliento y el público no paró de corear las letras de “Charo”, “Aunque tú no lo sepas” o “Se estrechan en el Corazón”. Durante la actuación el artista se deshizo en elogios con su banda, y es que encima del escenario se perciben como una combinación maravillosa que resulta en música, pura, de verdad.
Arizon Baby, probablemente el grupo más “indie” del cartel continuaba con la fiesta y con sus letras en inglés de canciones como “Shiralee” o “Wooden Nickles” hicieron las delicias del espectador, que disfrutó de algunas de las interacciones  artista-público más divertidas e interesantes del festival, pues estos chicos de largas barbas originarios de Valladolid saben cómo dar un buen espectáculo, y no quedó duda de esa habilidad.
Y así llegábamos a la recta final del festival, y como Loquillo haría un día antes, La Pulqueria, a eso de las 23:50 comenzaba la gran fiesta final, en un auténtico conciertazo muy intenso que nos hizo sudar toda la cerveza (y tener que pedir más) y despertar un deseo irreprimible de saltar que no desaparecía hasta cerca de las 3 cuando acabase el Montgorock 2016. Saltamos con “El Gran Chingón” y nos volvimos locos con “Gitano” y “La Migra”. KITAI continuó la fiesta con un rock muy potente estableciéndose como “la voz más grave” del festival, pero disfrutamos mucho la actuación de estos chicos que llegaban a Xàbia durante  su gira “Que vienen”. Demostraron ser unos showman de categoría cuando nos hicieron ver en directo la primera (y única) baja del festival: un entrañable ukelele de madera que acabo hecho astillas. Sin más dilaciones, damos paso a la que fue la última (no por ello menos intensa) actuación del festival: Los Zigarros, la banda de rock and roll que lo está petando en la gira de presentación de su último trabajo “A Todo Que Sí”. No había mejor finalización posible para el festival que seguir haciendo lo que llevábamos haciendo todo el fin de semana: ¡Bailar Rock & Roll!


Así que así nos despedíamos de Xábia, del Montgorock y de los montgorockers, al ritmo de “Baila Conmigo”, “Hablar, Hablar, Hablar” O “Desde que ya no eres mia”, siendo “Dentro de la Ley” la última canción que sonó sobre los escenarios de esta cuarta edición del festival Montgorock.


Sin duda el festival ha sabido adaptarse a las condiciones y a la gran acogida que ha tenido por parte del espectador, ofreciendo un servicio estupendo y compensando con una fiesta memorable a todos los espectadores que el año pasado salieron perjudicados de la cancelación del festival en la localidad de Denia. Por supuesto, el festival todavía tiene mucho camino por recorrer, y esperamos que en las próximas ediciones reciba un mayor número de artistas internacionales, aunque deseamos con todo nuestro corazón que no rompa con su esencia de Rock and Roll, pues han sabido interiorizarla maravillosamente.


¿Balance final? Qué lejos queda Mayo 2017… ¡Nos volveremos a ver Montgorock!