lunes, 7 de noviembre de 2016

INTERESTELAR SEVILLA 2016. UNA PRIMERA EDICIÓN ILUSIONANTE.

Sevillanos y sevillanas se preparaban para dar la bienvenida al nuevo festival Interestelar Sevilla 2016, un festival que nacía para quedarse y así potenciar la agenda cultural de la ciudad en otoño y ampliar la temporada de festivales hasta octubre.

La música inundó las instalaciones del Caac (valga la metáfora), ya que tuvimos a la lluvia como invitado especial para la segunda jornada del evento, que provocó que hubiera que cancelar los conciertos por motivos de seguridad.

La jornada del viernes comenzó a las 16:30 con Badlands y Young Forest compartiendo horario. Nosotros decidimos optar por mitad y mitad de cada uno. Hay que aprovechar estos festivales para conocer nuevos grupos! Y la formación valenciana (Young Forest), con influencias del country y bluegrass, no defraudó y nos dejó de piedra. Con un público entregado (pintados la cara con los colores de la banda), y con una puesta en escena que a muchos recordó a los Mumford&Sons, los Young Forest se dejaron el alma en un concierto que sirvió para conseguir más de un nuevo fan.


Carmen Boza, la mujer que dejó su trabajo como diseñadora gráfica para dedicarse a ésto de la música demostró por qué es una de las artistas más reconocidas y más laureadas con miles de fans por todo el país. Poco que decir para los que la conocéis. Los que no la conocéis, no os hace falta más que un directo suyo como el que se marcó en el Interestelar para empezar a disfrutar de una de las mejores voces españolas del momento.

La banda toledana Mucho, nacida de las cenizas de las bandas The Sunday Drivers, Underwater y Tea Party voló por el escenario como Ave Fénix presentando su último disco, Pidiendo en las puertas del infierno, un disco con un sonido distinto de los dos anteriores; lleno de letras con rabia, ritmos ochenteros, elementos electrónicos... Una catarsis de su carrera musical, que cosecha inmejorables críticas y que les colocan como banda asentada.
Martí, Víctor, Miguel y Carlos, que hablan de su último trabajo como «el disco más extraño que hemos hecho», abrieron las puertas del infierno con su directo y orquestaron una de las actuaciones más aclamadas de la primera jornada.

 La malagueña Anni B Sweet estaba dando los últimos coletazos a la gira de presentación de su último trabajo antes de empezar a grabar su próxima publicación, que parece que tendrá acento castellano tras ocho años de carrera cantando en inglés. Anni B Sweet nos deleitó con sus temas más clásicos y queridos como «Motorway» o la almibarada versión de «Take on me».
Rivalizando en hora pero no escenario tuvieron (los miles de fans que se acercaron) a Modelo de Respuesta Polar, teloneros de lujo para el fin de gira de Izal en Madrid, y que fueron culpables de numerosos quebraderos de cabeza a la hora de elegir qué ver.
Los autores de 'Dos amigos' u otros éxitos como 'Crece' o 'La guerra y las faltas' ofreció un nuevo color a la gama de colores de la noche.

El cabeza de cartel de la noche fue Iván Ferreiro. El músico vigués se presentó en Sevilla su nuevo disco: Casa. Este disco, que es el sexto de su carrera, fue elemento principal del menú, sin olvidar los grandes platos que el público pedía: sus grandes éxitos de todos los tiempos. Con un lleno hasta la bandera, Iván Ferreiro sólo era el comienzo de un final apoteósico.

Tras un merecido descanso volvimos con otro de los nombres propios del Interestelar: Fuel Fandango. El dúo formado por Nita y Ale Acosta venía con su Aurora y su fusión de flamenco y música electrónica a Sevilla. Si bien ellos lo dieron todo sobre el escenario, no pudimos decir lo mismo del público, que no sabemos si por el cansancio, el frío, o no conocerse los temas, no estuvo a la altura de otras grandes actuaciones en las que hemos podido ver a Fuel Fandango.

Una de las sorpresas fueron los vascos Belako. Presentando su disco Hamen (que significa «aquí» en euskera), y tras una larga experiencia en festivales, los Belako hicieron rugir sus guitarras y despertar a todas las almas que querían más del festival sevillano. Belako brilló por esa esencia propia que les ha hecho llegar a un nivel altísimo.

De la segunda jornada, poco que decir. Hay veces que la suerte te sonríe y otras no. Una lluvia no vista desde hace MUCHO tiempo en la capital andaluza hizo que se cortaran calles, se colapsaran carreteras y otros tantos problemas, pero el que más nos perjudicó fue que hizo que se suspendiera la segunda jornada del festival.

Ante todo, enhorabuena a la organización por sacar adelante este bonito festival y ampliar la oferta veraniega de festivales hasta otoño.

Fue un placer. Nos vemos en la próxima edición.